De una cocina bien ambientada, obtenemos un acabado realista de lo que sería una visualización final de nuestro proyecto 3D. Se puede apreciar cada mínimo detallado elegido adecuadamente por el cliente, consiguiendo un ambiente cerámico auténtico.