La infografía 3D utiliza gráficos por ordenador para crear imágenes y animaciones como si fueran reales. Esta tecnología es muy útil para realizar un producto que puede generar en nuestros clientes un gran impacto visual, ya que lleva a pensar que se trata de una fotografía. La infografía 3D permite crear la imagen de cualquier producto, proyecto o idea, antes incluso de su fabricación, con una altísima calidad fotográfica, por lo que el ojo humano considera que está viendo una fotografía y no un dibujo por ordenador. A la hora de hacer una infografía 3D necesitamos realizar los siguientes pasos:

1. Modelado. Consiste en darle volumen al proyecto. En esta fase se establecen los límites de lo que se puede y lo que no se puede hacer, que en un proyecto realizado en dos dimensiones es más difícil de percibir. 
2. Texturizado. En esta segunda fase se desarrollan los materiales de los que se componen los volúmenes. Se crean los elementos de madera, hormigón, plásticos, piedra, mármol, metal, etc. El realismo se consigue realizando un trabajo muy minucioso de superposición de diferentes capas. Los especialistas consideran que esta fase es la que marca la diferencia entre un render o infografía y otro. 
3. Iluminación. Reproduciendo la iluminación que más se adecúe al proyecto se enfatizan materiales y valores. Esta técnica permite transmitir una sensación de atmósfera especial al espectador. 
4. Renderizado. Esta etapa consiste en la creación de la escena tridimensionalmente. 
5. Cámaras. Consiste en colocar una cámara en un punto y desde ahí se enfoca a la maqueta. Este punto es muy importante porque es el encuadre final de la fotografía.
6. Postproducción. En esta fase se mejoran aspectos como el contraste, el color o la exposición. Se perfeccionan efectos como brillos y destellos y también se añaden detalles ambientales como pueden ser personas, lluvias y otros elementos.

¿Para que se utilizan las infografías 3D?
La infografía 3D tiene una gran ventaja, ya que es el soporte ideal para explicar un proyecto. Por ejemplo, si mostramos cómo será un piso por dentro con infografías 3D antes de que se construya, nos ayudará a que nuestros clientes comprendan y se enamoren del proyecto en toda su dimensión.  Las infografías en 3D nos permiten mostrar detalles muy precisos de lo que será el proyecto finalizado, y ayudan a generar una confianza que sin esta tecnología sería más difícil de conseguir. Las infografías 3D son un gran aliado para explicar, comunicar, presentar y promocionar una gran variedad de productos y servicios en la creación de videojuegos, efectos especiales, la publicidad, los sectores de la arquitectura, en visualización arquitectónica, la ingeniería, el urbanismo, el diseño industrial, el paisajismo e, incluso, en la jardinería.

Ejemplos infografías 3D